Paloma Martínez

Paloma Martínez

Psicóloga y escritora

29 de junio de 2022

 Cómo prevenir el abuso sexual en la infancia

En este artículo hablaremos de:

  • Qué entendemos por abuso sexual
  • Datos sobre abuso sexual infantil
  • Factores de riesgo
  • Cómo empiezan los abusos
  • ¿Cómo podemos evitar los abusos sexuales?
  • Escucha las señales del abuso
  • Indicadores de que tu hijo o hija podría estar sufriendo abusos
  • ¿Qué debo hacer si mi hijo me cuenta que sufrió abusos?
  • Cuentos para prevenir los abusos sexuales infantiles

Qué entendemos por abuso sexual

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) uno de cada cinco menores sufre abuso sexual antes de cumplir los 17 años.

El 84% de los abusadores son conocidos y casi la mitad están en el ámbito familiar.

El abuso sexual es una manipulación de niños y adolescentes, de sus sentimientos, debilidades o necesidades, basada en una relación de poder. Tiene como objeto una parte íntima y altamente sensible de las personas, su sexualidad, en un momento en que está en desarrollo y en el que aún no se tienen las capacidades necesarias para entender las implicaciones de lo que está pasando. El abuso sexual se entiende como la participación de niños y adolescentes, dependientes e inmaduros, en actividades sexuales que no están en condiciones de comprender, que son impropias para su edad y su desarrollo psicosexual y para los que son incapaces de dar su consentimiento y que transgreden los tabús y las reglas familiares y sociales.

Entendemos por abuso sexual cualquier conducta de tipo sexual que se realice con un niño, niña o adolescente.

Datos sobre abuso sexual infantil

El 84% de los abusadores son conocidos y casi la mitad están en el ámbito familiar. La mayoría son conocidos por niños y niñas. La principal estrategia utilizada por los agresores es el uso de la confianza para acercarse al niño. La mayoría de los padres proporcionan a niños instrucciones muy repetidas y claras para protegerlos.” No aceptes regalos de extraños”, “No te subas al coche de un desconocido”, “No hables con extraños” sin embargo esta es una protección limitada ya que está basada en una premisa falsa: “Que los abusadores son siempre desconocidos”.

Nombrar a los genitales por su nombre y que los niños y niñas conozcan su significado: vulva y pene.

Los niños son mayormente abusados entre los 11 o 12 años y su agresor es un conocido con autoridad: entrenador deportivo, profesor, monitor de tiempo libre, …

Las niñas son abusadas mayormente entre los 7 y los 9 años por un abusador del entorno familiar.

La mayoría de los abusadores son varones (86,6%) aunque también hay mujeres (13,4%).

Factores de riesgo

Cualquier niño puede sufrir abuso sexual, pero hay algunas características que se consideran factores de riesgo:

  • Falta de educación sexual
  • Baja autoestima
  • Necesidad de afecto o atención
  • Niño con actitud pasiva
  • Timidez o retraimiento
  • Dificultades en el desarrollo asertivo
  • Tendencia a la sumisión

Un niño con una discapacidad psíquica o física tiene tres veces más posibilidades de sufrir abusos.

Cómo empiezan los abusos

Es común que los abusos empiecen poco a poco: primero caricias que pueden parecer inofensivas, luego besos y tocamientos más explícitos. Esto es una progresión que desarma al niño o niña que no pudo hablar en un primer momento porque no supo reconocer lo que estaba pasando y se calla más tarde por la culpa y la vergüenza de no haber sabido reaccionar y por el convencimiento, azuzado por el propio abusador de que los responsables de lo que está pasando son ellos mismos.

¿Cómo podemos evitar los abusos sexuales?

Los abusos podemos evitarlos con prevención ya que esta reduce la posibilidad de sufrirlos.

  • La mejor prevención está en fortalecer las relaciones familiares desde la primera infancia, dotar a los niños y niñas de herramientas para que crezcan con una buena autoestima, sintiéndose seguros y valiosos. Con ello evitamos que puedan verse atrapados en relaciones de poder y dependencia.
  • Educación sexual y afectiva desde edades tempranas, que debería estar incluida en los currículos escolares.
  • Nombrar a los genitales por su nombre y que los niños y niñas conozcan su significado: vulva y pene. Conocer el cuerpo, saber diferenciar las partes públicas e íntimas es lo que permitirá al niño y a la niña cuidarse.
  • Dotar a los niños y niñas de herramientas y habilidades para defenderse de estos abusos.
  • Ayudar a los niños y niñas a identificar las señales de alarma.
  • Potenciar su derecho a rechazar contactos no deseados.
  • Discriminar entre diversas conductas.
  • Fomentar la búsqueda de ayuda a través de adultos de confianza.
  • Debemos hablar sobre su propio cuerpo, sobre qué es el abuso y, cuando sea apropiado de acuerdo a su edad, hablar de sexo con naturalidad.
  • Establecer canales de comunicación dentro de la familia, crear un clima de confianza y enseñar a pedir ayuda en situaciones de riesgo.
  • Concienciar y sensibilizar a la población adulta para detectar situaciones de abuso.

Escucha las señales del abuso

El abuso sexual infantil es una realidad que nos asusta y a la que preferimos no mirar. Tanto la población general como los profesionales elegimos en ocasiones no prestar atención a las señales que nos mandan los niños y niñas. Muchas veces estamos sobresaturados de trabajo y no tenemos tiempo para mirar con atención. También puede ocurrir que nos da tanto miedo que lo que intuimos pueda ser real que nuestros mecanismos de defensa se activan inconscientemente y simplemente no podemos verlo. En un informe realizado por Save the children (2017)” Ojos que no quieren ver” refleja que el 70% de las personas que sufrieron abusos de niños se lo contaron a alguien y en la mayor parte de las ocasiones no hubo una consecuencia a esta revelación.

Cómo prevenir el abuso sexual en la infancia

Esto nos muestra una realidad en la que ya no estamos hablando de leer señales, estamos hablando de elegir no creer y de esta forma no proteger a estos niños. Los niños que no sufren ayuda sufren como consecuencia añadida estar victimizado para siempre. Las experiencias traumáticas que son negadas y ocultadas producen un daño en el desarrollo de la persona, afectan gravemente la autoestima, impiden establecer relaciones sanas y sobre todo someten a la persona a la pérdida de libertad. Cuando culpabilizamos a la víctima sin conocer la historia, cuando minimizamos el daño, en cada uno  de estos momentos somos responsables de agravar el trauma. 

Cuando detectamos una situación de abuso sexual o el niño nos lo revela debe primar por encima de todo la protección del menor. Es necesario superar nuestros prejuicios, las actitudes defensivas y ser conscientes de que nuestra obligación legal y moral es comunicar la sospecha de estos abusos. Será la justicia la encargada de investigar si estos hechos son ciertos o no.

En el mismo informe refiere también el dato que sólo el 15% de los centros escolares en los que el niño reveló una situación de abuso lo comunicó a las autoridades. 

Indicadores de que tu hijo o hija podría estar sufriendo abusos

No existen patrones únicos de comportamiento que revelen que el niño está siendo abusado. Pero sí existen indicadores que nos pueden hacer sospechar que estamos ante un posible caso de abuso.

Indicadores físicos: pesadillas, problemas de sueño, pérdida de control de esfínteres, …

Conductuales: Bajo rendimiento, hiperactividad, …

Sexuales: Masturbación compulsiva, conductas hipersexualizadas o autoeróticas, excesiva curiosidad sexual para su edad, simular movimientos de coito, exhibicionismo, introducir la lengua cuando se besa, agresiones sexuales a otros niños, …

Emocionales: Miedo generalizado, agresividad, culpa y vergüenza, rechazo al propio cuerpo, …

Sociales: Déficit en habilidades sociales, retraimiento social, …

Cómo prevenir el abuso sexual en la infancia

¿Qué debo hacer si mi hijo me cuenta que sufrió abusos?

En primer lugar, debes escuchar al niño con la mayor serenidad que te permita el momento.

Escucha con suma atención los motivos por los cuales no contó la situación antes, no le reprendas y déjale claro que bajo ningún concepto lo sucedido es su culpa.

La situación lógicamente te va a enfadar y te va a llenar de rabia, hazle saber a tu hijo que ese sentimiento no está dirigido a él.

El abuso sexual infantil es una realidad que nos asusta y a la que preferimos no mirar.

Exprésale tu reconocimiento a su valentía por haberlo contado.

Comunica a las autoridades la existencia de este abuso.

Cuentos para prevenir y detectar el abuso infantil

Los cuentos son un buen recurso para poder tratar el tema del abuso con los niños.  Los cuentos facilitan la expresión de sus emociones, la comprensión del mundo y el aprendizaje de habilidades y valores.

Para nosotros, los adultos, hablar de abuso con nuestros hijos nos crea angustia: “mis hijos son muy pequeños, cómo les voy a contar estas cosas, a ver si les quito la inocencia, …”  pero el tabú es para nosotros, sólo con imaginar que a nuestros hijos les puede pasar algo tan grave nos paraliza.

Para los niños que no han sufrido abusos es un tema como cualquier otro y se puede tratar con naturalidad igual que les explicamos que nadie les puede pegar, también les podemos contar que nadie puede tocarle sus partes íntimas.

Kiko y la mano. (Realizado por el Consejo de Europa contra la violencia sexual) 

“La regla de Kiko” es un cuento infantil cuyo propósito es ayudar a padres y educadores a prevenir el abuso sexual. La regla de Kiko debe ser la regla de todos los niños. Nadie puede tocar debajo de su ropa interior. Los niños tienen que comprender que tienen derecho a decir que no, a negarse a ser tocados y acariciados, esa es la enseñanza del cuento. (aquí podéis descargarlo)

Ni un besito a la fuerza (2016). Marion Mebes. A partir de tres años (aquí podéis descargarlo)

Estela grita muy fuerte (2008). Bel Olid. Editorial Fineo. A partir de seis años.

Mi cuerpo es mío (2015) Profamilia. Editorial Juventud. A partir de cinco años.

¿De qué color son tus secretos? (2018). Margarita García. Editorial Sentir. A partir de seis años

Ojos verdes (2015). Sara Arteaga y Luisa Fernández Yagüe. 6 a 12 años (aquí podéis descargarlo)

REFERENCIAS 

López, F. (2000). La inocencia rota. Barcelona. Océano.

Echeburúa, E. y Guerricaechevarría, C. (2000). Abuso sexual de la infancia víctimas y agresores. Ariel. 

López,F. (2005). La educación sexual de los hijos. Pirámide.

Save the Children (2017) “Ojos que no quieren ver

Save the Children (2021) “Los abusos sexuales hacia la infancia en España

0 0 votos
Calificación
Suscríbete
Notificarme de
guest
2 Comentarios
Antiguos
Nuevos Más votados
Respuestas incrustadas
Ver todos los comentarios

Te puede interesar

Cómo preparar un viaje con niños

Se aproximan las vacaciones de verano y muchas familias se plantean qué actividades hacer con sus...Seguir leyendo

Cuentos para ir a dormir de 1 a 2 años

El sueño infantil nos trae de cabeza, siendo sin duda el gran tema en la maternidad y paternidad....Seguir leyendo

Educar con amabilidad y firmeza

¿Es posible una educación basada en ser amable y firme al mismo tiempo?, ¿Pueden ir unidas la...Seguir leyendo

Una educación respetuosa en las aulas de Infantil

Las aulas de Educación Infantil son lugares repletos de magia, vida y pequeños seres llenos de...Seguir leyendo

Cuando un dibujo vale más que mil palabras

Dibujar es una actividad muy importante para el crecimiento de nuestros peques. Es un medio de...Seguir leyendo

La importancia de la lectura en edades tempranas

Más allá de la propia diversión o el entretenimiento, la lectura es un gran aliado que nos ayuda...Seguir leyendo

Cuentos para llevar a cabo el destete

En las edades del bebé comprendidas entre uno y cuatro años, si seguimos dando pecho, alguna vez...Seguir leyendo

Acompañamiento y validación de las emociones en la infancia

Si algo une a todas las personas en el mundo, son las necesidades primarias, que son todas aquellas...Seguir leyendo
2
0
¡Nos gustaría saber tu opinión sobre este artículo!x